El dictador Fulgencio Batista....
  • En 1958 las fuerzas guerrilleras de la Columna no. 18 “Antonio López Fernández”, del Segundo Frente Oriental Frank País, entran a la ciudad de Baracoa. Después de varias acciones armadas, entre las que sobresalen el combate de Imías y la emboscada de El Guamá, los combatientes, bajo el mando del comandante Félix Pena Díaz, cerraron el cerco sobre la guarnición de la tiranía en la Primada de Cuba. Aislados de su mando regimental y hostigados fuertemente por los guerrilleros, los jefes militares batistianos se vieron obligados a rendirse, lo cual permitió que los abnegados rebeldes entraran en la población, siendo vitoreados por el pueblo de la primera villa cubana.
  • Después de la toma del poblado marino de Caimanera, las fuerzas de la tiranía, basificadas en Guantánamo y organizadas en un regimiento de operaciones que contaba con artillería, unidades blindadas y más de mil soldados de infantería y de la marina, quedaron cercadas en 1958 por las unidades guerrilleras del Segundo Frente Oriental Frank País.

Por el norte presionaban a las posiciones castrenses los combatientes de la Columna 6, bajo el mando del comandante Efigenio Amejeiras; por el este los guerrilleros de la Columna 18, bajo el comandante Félix Pena, y por el sur y el oeste los rebeldes de la Columna 20, bajo la tutela de Demetrio Montzeny Villa.

El dictador Fulgencio Batista, teniendo en cuenta la situación comprometida de la guarnición cercada, le otorgó al jefe de esas fuerzas, Arcadio Casillas Lumpuy, los grados de Coronel. Sin embargo, la maniobra no impidió el desarrollo exitoso la ofensiva de las fuerzas revolucionarias.

¿No tienes cuenta? ¡Regístrate ahora!

Entre a su cuenta